Guía Juvenil

Revista Guía Juvenil, gratuita via email Boletín gratuito de las novedades sobre la adolescencia en tu email
........................................



Registro

Encuesta

¿Cuándo fue tu primera relación sexual?
 


Conectados

No hay usuarios conectados
No tiene permisos para acceder a este apartado.
Necesita acceder primero.
Motivar el hijo adolescente a estudiar PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 104
MaloBueno 

Motivar al hijo a los estudios¿Cuál es la mejor manera de motivar tu hijo en las actividades escolares? Su hijo adolescente le necesita en su vida mucho más de lo que está dispuesto a admitir (a sí mismo o a usted) -aunque quizás quiera que usted esté presente bajo otras condiciones que antes. Algunos padres malinterpretan las señales que sus hijos les dan y se alejan demasiado rápido.

Por ejemplo, para los niños de nueve años de edad, aproximadamente el 75 por ciento de los padres reportan un alto nivel o un nivel moderado de participación en las actividades escolares, pero para los jovencitos de 14 años, el nivel de participación de los padres se ha reducido al 55 por ciento. Y en los años de la secundaria, el nivel se reduce aún más.

Los estudios científicos demuestran que los adolescentes se desarrollan mejor en la escuela cuando sus padres participan en sus vidas y que la educación funciona mejor cuando los maestros y los padres trabajan juntos. Aquí les damos algunos consejos para seguir participando en la vida escolar de su hijo:

Los estudios en la adolescenciaFije las reglas para su hijo al principio del año escolar. Desde el primer día de clases, asegúrese que su hijo sabe a qué hora usted espera que se vaya a la cama y a qué horas se debe levantar, qué necesita para prepararse para la escuela cada mañana y cuánto tiempo necesita para llegar a la escuela. Asegúrese que él sepa bien a qué horas se le espera durante la semana y en los fines de semana. Asegúrese también que su hijo entienda que usted anticipa que él va a poner su mejor esfuerzo por hacer lo mejor que pueda en la escuela.

Infórmese sobre la escuela de su hijo. Entre más sepa, más fácil será ser padre. Pida un manual escolar. Este folleto lo sacará de muchas dudas durante el año escolar. Si su escuela no tiene un manual, haga preguntas. Pregúntele a los maestros o al director: ¿Qué clases se ofrecen aquí? ¿Cuáles clases son requisitos básicos? ¿Cuáles son sus expectativas para mi hijo? ¿Cómo miden el progreso de los estudiantes? ¿Cuáles son las normas y los reglamentos de esta escuela?

Infórmese cuáles son los reglamentos escolares sobre la tarea. Es muy importante que usted esté informado sobre los reglamentos escolares que tratan con la tarea, puesto que en el nivel secundario, la tarea es mucho más importante para determinar las calificaciones y resultados de los exámenes que en la primaria. Investigue con los maestros con qué frecuencia encargan tarea y más o menos cuánto se debe tardar su hijo para terminarla. Nunca haga la tarea por su hijo. Sin embargo, asegúrese que él se esfuerce por completar su tarea.

Ayude a su hijo a organizarse. Muchos adolescentes se distraen muy fácilmente. Con tanto que hacer y pensar, no nos debe sorprender. La cantidad de tarea y las actividades extraescolares aumentan al mismo tiempo que ellos están cambiando físicamente, están desarrollando nuevas relaciones y están tratando de independizarse más. Los jovencitos responden a estos cambios de varias maneras, pero muchos de ellos se pierden fantaseando, se vuelven olvidadizos, pierden las cosas y parecen no fijarse cómo corre el tiempo. No es raro que un alumno de secundaria termine una tarea pero se le olvide entregarla.

Los estudios en la adolescencia Algunas escuelas ayudan a sus alumnos a desarrollar destrezas de organización. Otros esperan que usted se las enseñe. No importa el caso, usted puede:

Repasar el horario con su hijo para asegurar que no se haya sobreprogramado. Hablen sobre cómo fijar prioridades y dejar ciertas actividades si es necesario, o arreglar el horario para que encajen mejor.

Ayúdele a desarrollar buenos hábitos de estudio. Fijen una hora específica para hacer la tarea. Hablen sobre la tarea. Asegúrese que entiende lo que se espera que haga. Asegúrese que tenga un calendario para anotar su tarea, y una mochila con carpetas para acomodar la tarea sin que se le pierda.

Ayude a su hijo a comenzar sus trabajos de investigación y otros proyectos mayores llevándolo a la biblioteca o ayudándole a localizar fuentes de información en sitios Web que sean adecuados.

Ayude a su hijo a evitar las prisas de último momento al seguir un horario que le permita una buena preparación de antemano para los exámenes y otras pruebas.

Trabaje con su hijo para mantener su mochila bien organizada y su cuarto limpio.

Comentarios
Añadir nuevoBuscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

Temas relacionados:
El aprendizaje y las actividades escolares en la adolescencia
El cambio de la escuela al instituto
 
< Anterior   Siguiente >